Las primarias sepultarán los intentos de volver para atrás

  • Las primarias sepultarán los intentos de volver para atrás

Santo Domingo, RD:
Si Gonzalo Castillo resulta escogido el candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), como todo parece indicar, el impacto de su hazaña política se puede convertir en un factor clave para garantizar la unidad del partido gobernante y muy probablemente mantenerlo en el poder en las elecciones del 17 de mayo de 2020.

Por igual, si el ganador en el Partido Revolucionario Moderno (PRM) es Luis Abinader, como debe suceder, el país ganaría algo al sepultar los intentos de políticos del pasado por hacer retroceder la marcha de la historia.
Que un hombre con militancia en el PLD (Gonzalo), pero sin historia de buscar posiciones electivas, desafíe y derrote a Leonel Fernández en solo 70 días, con doce años de experiencia como gobernante y con más de dos años “recogiendo firmas” para tratar de ir por otros ocho más, es un fenómeno raro en la política dominicana.
El solo triunfo de Gonzalo y la caída de Leonel reorganizarán las simpatías partidarias de inmediato, sin que los caciques del leonelismo -incluido el fundamentalismo conservador que tanto lo influye- puedan impedirlo. En el momento en que escribo -mediodía del jueves- no estoy convencido de que Leonel se dejará contar los votos del domingo para caer vencido por un político “amateur”, cuando tiene la oportunidad de evitar ese “expediente” y negociar una parte del próximo gobierno, incluida la Vicepresidencia de la República, que supongo nadie se la negaría a uno de sus seguidores en un acuerdo.
Si persiste en llegar como precandidato a la votación, tiene la opción de negociar después de la derrota, pero desde una posición de debilidad, al precio de “coger lo que le den y si no lo quiere, lo deja”. Comprendo que Leonel no la tiene fácil porque si ante la inminencia de su caída intenta preservarse y pactar con el danilismo, desatará la ira del “fundamentalismo conservador” que lo respalda fuera del PLD.
Unidad del PLD
Después de que Danilo ató el potro de la reelección el pasado 22 de julio y declaró que apoyaría a la “sangre nueva” ante el proyecto “de la minoría que intentaba imponerse en el PLD”, quedé convencido de que ese partido no se dividirá antes de las próximas elecciones. Cualquiera que sea el resultado de las primarias, gane Gonzalo o Leonel, la gran masa peledeísta apoyará al candidato escogido y supongo que lo mismo hará el liderazgo grupal.

Si el escogido es Gonzalo, al menos el 90% del leonelismo se integrará a su campaña porque Leonel no tendrá más alternativa que intentar un pacto favorable para sus seguidores.
En cambio, si el vencedor es Leonel, el danilismo no tiene otra opción que aceptar su derrota e ir a una negociación con el leonelismo para llevarlo al poder.
Quienes están soñando con que una victoria de Leonel significará ahora una división del PLD, deberían despertar, porque ¿qué otra cosa pude hacer Danilo ante el hecho cumplido de que no pudiere detener a su rival? Si Leonel gana las primarias, la negociación es mucho más fácil porque desde la Vicepresidencia para Gonzalo -no para Reinaldo-, el espectro de la negociación puede ser mucho más amplio que si el resultado fuera el triunfo de Gonzalo, porque a Leonel no le interesa la Vice.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.