Las consultas en tiempo de COVID-19

POR YOTIN RAMON PEREZ

Nuestro país casi alcanza los 7 mil casos confirmados de coronavirus al día de hoy, con más de 300 fallecimientos registrados. 

Al parecer las medidas de confinamiento no están funcionando de la manera prevista por todos y para nadie es un secreto que la colaboración de la población es indispensable para hacerle frente a esta pandemia que ha llegado para entre muchas cosas poner al desnudo y probar los sistemas sanitarios de todos los países. Donde hasta las más grandes potencias económicas mundiales y con evidente desarrollo en la aplicación de sus políticas sanitarias se han visto de rodillas frente al COVID-19.

Los planteamientos que se han realizado para la reincorporación de las diferentes actividades, así como el comportamiento de la enfermedad por este virus, todos indican que los seres humanos tendremos que aprender a convivir con esta pandemia al menos durante un largo tiempo hasta que la ciencia logre encontrar una cura para contrarrestar la virosis que tantas muertes le ha provocado al mundo. Dentro de tantas actividades cotidianas que se han visto restringidas podemos mencionar las de carácter social, económicas, entretenimiento, esparcimiento, culturales, políticas, entre otras, pero dentro del ámbito medico muchas actividades se han visto limitadas; un ejemplo de esta limitación son las consultas.

Las consultas que representan ese encuentro entre un facultativo y su paciente que permite estudiar, analizar, explorar y diagnosticar mediante signos y síntomas presentados por este que permiten implementar un tratamiento o manejo de una patología en cuestión. Las consultas han sido disminuidas a su mínima expresión; muchos médicos especialistas independientemente de su área han tenido que cerrar sus consultas para dar fiel cumplimiento a las disposiciones de aislamiento y disminución de la curva de contagio.

Hay enfermedades que no pueden esperar, lamentablemente la existencia del coronavirus no ha puesto en pausa las demás patologías lo que ha hecho necesario la implementación de consultas virtuales (evidentemente con ciertas limitaciones semiológicas) y la apertura de algunas consultas y servicios médicos bajo ciertas recomendaciones, todas dirigidas al hecho de promover el menos contacto posible entre los pacientes y el personal sanitario o médico tratante.

En ginecología es indispensable una evaluación ginecológica en casi todas las dolencias femeninas estudiadas para poder llegar a un diagnóstico, por eso dentro de las recomendaciones para una consulta se incluyen las siguientes:

Evitar aglomeraciones en salas de espera para pacientes.
Implementar el uso obligatorio de mascarilla tanto para los pacientes como para el personal que brinda la atención médica.
Disponer de facilidades para el lavado e higienización de las manos.
Planificar estrictamente el horario entre pacientes.
Restringir la presencia de acompañantes.
Lavarse las manos o usar higienizadores antes y después de evaluar cada paciente.
Desinfectar antes y después de usar cualquier instrumento como estetoscopios, cinta métrica, camilla de evaluación, doppler para auscultar frecuencia cardiaca fetal, esfigmomanómetros, etc.
En caso de realizar evaluaciones sonográficas desinfectar el transductor antes y después de usarlo.
Espaciar las consultas a embarazadas de bajo riesgo, priorizando las citas a pacientes con embarazos a término y embarazos de alto riesgo.
Mostrar disponibilidad de comunicación a distancia permanente con los pacientes.
Estas son algunas medidas que nos permitirían adaptarnos al COVID-19, así como continuar ofreciendo nuestros conocimientos en beneficios de los pacientes que necesiten nuestros servicios bajo esta pandemia que amenaza con quedarse por mucho tiempo. Cabe destacar que, ante pacientes con sintomatologías respiratorias o sospechosas de contacto con pacientes afectados por coronavirus, debe aplicarse el protocolo de atención dispuesto por los diferentes organismos de salud oficiales.

El COVID-19 es una realidad que debemos enfrentar y adaptar nuestras vidas a su presencia a partir de ahora nuestra cotidianidad se verá obligada a ser modificada y aprender a convivir con un enemigo que nos amenaza a todos.

No hay comentarios

Con la tecnología de Blogger.